LA ADUANA CORRUPCION QUE ABORDA EL SILENCIO

La ADUANA no más dada a conocer como aquella entidad que revisa las pertenencias materiales, que nos son enviadas a los colombianos de diversos países. ¿La que revisa? Me pregunto. Pues no es así y hay mucha más de una sola revisión, porque la única verdad es que los colombianos palidecemos por nuestras “cositas” cuando llegan a esa bodega de la corrupción; y es que la policía y el gobierno deberían dejar esas largas condenas no a los que roban los famosos caldos de gallina, sino a esa cantidad de plagas que trabajan en ese escalofriante lugar, la cruel realidad es esta que les voy a narrar: La famosa aduana se queda con algunas de las pertenencias ajenas más convenientes y nos entregan solo las cajas y las bolsas vacías, sin embargo sí estos son los ejemplos más cercanos no me quiero imaginar los más lejanos:
• Anónimo 1 quien vive en Alemania mando a sus sobrinos y familiares los ejemplares relojes alemanes veinte en total, y que le llegó a ellos pues las bolsas de los relojes pero vacías conclusión: perdidas en la Aduana.
• Anónima 2 la madre mando a su hija de regalo un play station 3, ella al recibirlo solo encontró la caja con las instrucciones de uso conclusión: se perdió en la aduana.
• Anónimo 3 una mercancía que mandaba su jefe de los Estados Unidos fue más sensato y la aseguro por 200 dólares conclusión: no se perdió pero eso no garantiza que se te vaya a perder.
Si seguimos pensando que se perdieron en la aduana y nos quedamos callados seguramente nosotros también nos perderemos en la aduana.
LA

COLOMBIA UN PAIS QUE PATROCINA EL NARCOTRAFICO

Que acaso no es obvio ¡Nos venden el narcotráfico a todos! ¡A los niños, ancianos, jóvenes, padres de familia! Y es la forma más encortinada e índole que se les haya podido ocurrir sin embargo  nos ha ido conquistando, desde hace unos años no más cuando salieron de moda las  novelas sobre las drogas o mas llamadas “narco novelas”. Estamos aceptando un producto que está dañando principalmente a los más inocentes, los niños. Y no es más; solo en el conjunto cuando iba a visitar a mi hermana escuche a dos pequeños de aproximadamente 7 años que decían: – Yo de grande quiero ser narco y llevar la coca a los gringos.

¿De dónde habrán visto o escuchado esas palabras? La respuesta es simple. La televisión quien se ha ido corrompiendo esta  última década,  especialmente los canales nacionales quienes con tal de mantener el  “ranking”  en las noches están causando un grave daño a la sociedad moderna y la generación que le sigue, ojala algún día se les acabe la creatividad a los libretistas, directores  y  a la producción los personajes que dan vida a él próximo narcotraficante que se adueñe de la TV.

LA